Serafina, un restaurante en el centro para ir en familia

serafina-cocina-bar

Hoy vengo con un descubrimiento gastronómico estupendo para quienes seáis amantes del centro más centro de Madrid o trabajéis por la zona de Puerta del Sol. Y es que siempre me ha sorprendido que no hubiera apenas restaurantes bonitos para tomar algo por la zona, y que casi todos los establecimientos estuvieran dirigidos a turistas, lo que se traduce en precios altos y comida… en fín, dejémoslo en mejorable.

Pero un día pasé por la puerta y vi de refilón su ladrillo visto, “subway tiles” y mobiliario industrial y supe que por fín había un sitio por la zona que merecía la pena probar.

“Serafina” es el nombre de la madre de cuatro hermanos amantes de la restauración, que no dudaron en homenajear a su madre cuando se decidieron a abrir un restaurante, por que querían que su cocina estuviera repleta de comida sencilla, pero con ingredientes de gran calidad, como los que utilizaba su madre al cocinar.

El restaurante consta de dos plantas, una de calle con algunas mesas bajas y sillas de estilo vintage, perfecta si vais en familia y lleváis carrito, y una planta alta súper luminosa, con varias mesas en los ventanales, lámparas preciosas, una chimenea y hasta un sofá tipo “chester” en el que dan ganas de echar una cabezada después de saborear los platos de su carta…serafina-cocina-barUna carta de las que me encantan, con muchos entrantes diferentes, algunos platos principales potentes, y una selección de postres de las que me hacen volver para poder probarlos todos.

Cuando fuimos a probarlo en familia además, no pudieron ser más amables y abiertos a recibir peques. Nos acomodaron en una mesa con espacio para aparcar el Bugaboo Bee, nos ofrecieron una trona, y mientras mirábamos la carta las peques se entretenían pintando en sus manteles de papel.

serafina-cocina-barserafina-cocina-bar

Probamos el Wan ton de langostino, un plato que nos sorprendió por su explosión de sabores, de segundo el tataki de atún y la hamburguesa, y de postre una tarta de manzana con helado de violetas que cuando probé se colocó en la primera posición de mis postres favoritos del mundo, y en el de Martina también, como podéis ver 😉

serafina-cocina-bar

serafina-cocina-barserafina-cocina-bar

Al tener tan buena experiencia familiar, fue uno de mis restaurantes elegidos para formar parte de la guía Foodiekids en la que podréis encontrar vales canjeables por un menú para niños si queréis ir a probarlo. La guía es una edición limitada así que no os quedéis sin la vuestra!

Podéis leer mi crónica en Mammaproof aquí.

¡Hasta el sábado!

Anuncios

Urban Beach, Nómada Market y… una anécdota para recordar

nomada-market-urban-beach

A veces nuestros mejores planes por la ciudad son 100% improvisados porque, de todos modos ¿quien es capaz de planear algo por adelantado teniendo niños?. Así que la mayoría de los días nos despertamos sin prisa, desayunamos con calma, y si veo que tienen ganas de aventura, cargamos nuestra bolsa con todo lo imprescindible para pasar el día fuera y nos subimos al autobús.

Y ayer fue uno de esos días en los que a pesar del calor nos lanzamos a la calle y pasó de ser “domingo 19 de julio de 2015” a “el día que tuvimos que llamar a los bomberos”. Cómo lo leéis… pero punto por punto.

Nuestra primera parada fue en el centro cultural Conde Duque, cuyo patio lleva unas semanas convertido en “The Urban Beach Cinema” y además este fin de semana se celebraba una edición Pop-up del famoso mercado de diseñadores “Nómada Market” .

Según llegamos paseamos por los puestos y nos encontramos con Susana, de Perfect Days, una marca de ropa infantil que descubrí en Instagram, con diseños muy originales y 100% hecho en España.

nomada-market-urban-beachnomada-market-urban-beachnomada-market-urban-beach

Nos llevamos dos vestidos preciosos para Martina, y no pude mirar (ni fotografiar!) nada más, por que las chicas me llevaron derecha a “la playa” que habían montado en la entrada ¿quien puede resistirse a arena de verdad, de esa con la que los castillos salen perfectos? Además había taburetes y mesas con pinturas, tablas de surf, y una lona que simulaba una paradisíaca playa y que dio mucho juego para sacar fotos súper divertidas. Y por si fuera poco, ¡estaba a la sombra! no podíamos pedir mucho más.

nomada-market-urban-beachnomada-market-urban-beachnomada-market-urban-beach

nomada-market-urban-beachnomada-market-urban-beachnomada-market-urban-beach

nomada-market-urban-beachnomada-market-urban-beachnomada-market-urban-beach

Pasamos allí un buen rato haciéndonos fotos, jugando, llenándonos de arena, enterrándonos los pies en ella, y cuando el sol comenzó a ganar terreno nos fuimos a picar algo a “Crumb”, uno de nuestros restaurantes favoritos de la zona y que además está incluido en la guía foodiekids de Mammaproof. Tienen unos sandwiches de pan de masa madre riquísimos y el trato es de 10, así que somos clientes habituales.

Justo al lado, en la plaza de Cristino Martos hay una zona de columpios (a la sombra!) que también es visita obligada cuando estamos por el barrio, y no llevábamos ni 15 minutos cuando veo que Martina se ha quedado enganchada en uno de los columpios… Había metido la rodilla entre dos tablas de la estructura y no podía sacarla. Intenté tranquilizarla y hacer maniobras suaves para ver si salía pero con el calor se había hinchado un pelín y no se movía ni un milímetro… Sola con las dos y con una veintena de personas que me miraban sentados en una terraza pero sin tenderme una mano, fui directamente al móvil (gracias revolución tecnológica, gracias), y llamé al 112.

En menos de 3 minutos se juntaron bomberos, samur y un coche de policía, y en menos de 30 segundos la piernecita de Martina estaba liberada… pobre mía qué nerviosa estaba, aunque curiosamente cuando le dije que los bomberos venían de camino se emocionó un montón y estaba encantada con la idea de verlos.

Cuando se lo conté a mi chico no se creía que no hubiera hecho ninguna foto/vídeo/snapchat o similar y que no estuviera subido ya a todas las redes sociales posibles… y sí, reconozco que hubiera sido un recuerdo divertido que poder enseñarle a Martina cuando crezca, pero creo que esto no se le va a olvidar nunca, y en ese momento en lo único en lo que pensaba era en que ella estuviera bien, y en que el dispositivo que había liado no me llamaran madre exagerada…

Todo lo contrario. Bomberos, Samur y Policía nos tranquilizaron un montón, fueron súper divertidos con Martina, y se mostraron de lo más amable diciéndonos que pasaba más veces de lo que pensábamos y que para eso estaban. En fin, con mucha seguridad se va a quedar en ese cajón de los “¿Te acuerdas de cuando…?” y en una súper anécdota que contar a sus compañeros de cole.

Y vosotros, ¿qué habéis hecho este fin de semana? espero que haya sido menos accidentado que el mío!

10 imprescindibles para recorrer la ciudad con niños

No es ningún secreto que a la mínima nos escapamos a recorrer la ciudad en busca de aventuras. A mí siempre me ha encantado descubrir nuevos rincones, y las niñas han heredado mi espíritu “callejero”, así que salir con ellas es muy fácil.

También es verdad que no vivimos muy lejos del centro y tenemos bus y metro al lado de casa que en poco tiempo nos dejan en cualquiera de nuestros barrios favoritos de Madrid. Con el tiempo he ido cogiendo práctica a la hora de hacer “la bolsa” para pasar fuera de casa prácticamente todo el día y estar preparada para casi cualquier contratiempo y como es algo que me preguntáis mucho, hoy os cuento mis imprescindibles.

babymoov-bolso-maternal

El bolso que llevamos es el Essential bag de Babymoov. Un bolso grande, resistente, que cabe todo lo que necesitamos y que gracias a Babymoov hemos tenido la suerte de probar y jubilar el bolso diminuto y cero práctico que teníamos hasta hace nada.

Lo que más me gusta es la cantidad de compartimentos que tiene, por que me resulta muy fácil adjudicar algo concreto a cada bolsillo, memorizarlo y echar mano de ello sabiendo perfectamente donde está, en vez de revolver en un bolso enorme sin fondo.

babymoov-bolso-maternal

Como es tan espacioso, no necesito llevar nada en la cesta del Bugaboo Bee, lo que significa que puedo plegarlo prácticamente con una mano para bajar las escaleras del metro o entrar en el bus si es que ya va ocupado con otro carrito, y el bolso ponérmelo en bandolera o al hombro, por que tiene asas para ambas posturas.

El bolso además viene con varios accesorios, como una bolsa transparente perfecta para una pañales y toallitas, una termo, un cambiador, y un guardachupete que yo utilizo para llevar un mini botiquín con tiritas y la barra de arnidol.

babymoov-bolso-maternal

Pero además de lo básico como toallitas, pañales, cambio de muda y mini botiquín, llevamos un kit de supervivencia para que nuestras rutas por la ciudad se conviertan en verdaderas aventuras.

 

¿Algo que para vosotros resulte imprescindible cuando salís con los peques? me encantará saberlo!

***Este es un post patrocinado, lo que significa que he recibido el bolso “Essential bag” de Babymoov para probarlo y contaros mi opinión sobre él 🙂

¡Feliz inicio de semana!

Olivia te cuida, cocina ecológica y de variedad

olivia-te-cuida

Estas últimas semanas de calor me apetece más que nunca la comida ligera, sana. y casi vegetariana, y cuando me pongo a “cocinar” (sí, lo pongo entrecomillas por que lo que el verbo se me queda MUY grande para lo que yo hago…) siempre pienso en lo que me gustaría teletransportarme al comedor de Olivia te Cuida, uno de mis restaurantes favoritos de Madrid para comer sano y rico.

El sitio sorprende por que cuando entras te da la sensación de estar en el comedor de casa de unos amigos, desde el que prácticamente intuyes el movimiento de la cocina y escuchas las sartenes y el chup-chup de las ollas.

olivia-te-cuida

olivia-te-cuida

Tiene una gran mesa comunal de metal, alguna mesita para dos, y una mesa alargada de madera decorada con espejos haciendo que aunque pequeño, su espacio esté aprovechado al máximo. Si vais con carrito os pondrán todas las facilidades posibles para acomodaros, pero recomiendo previa reserva por que se suele llenar incluso entre semana.

olivia-te-cuida

olivia-te-cuida

Su carta está dividida en: ensaladas, vegetales, grano y principales y puedes mezclarlos en un sólo plato haciendo las combinaciones que quieras, algo a lo que en casa estamos muy acostumbrados y que es genial para que los peques coman equilibrado y prueben de todo.

Yo siempre que voy no puedo resistirme a sus ravioli de calabaza pero tenéis opciones riquísimas como los buñuelos de zanahoria y coliflor o el bulgur ecológico con frutos secos. Y pedid pan! es de masa madre ecológico y os aseguro que no dejaréis ni las migas 😉

olivia-te-cuida

olivia-te-cuida

olivia-te-cuida

La decoración no puede ser más sencilla pero para mi gusto, menos es más, así que unas flores y especias en las mesas son detalles suficientes para poner la guinda a este espacio.

olivia-te-cuida

Su ambiente relajado y su amable personal hace que te sientas como en tu propia casa, o mejor, como en casa de tu madre donde sabes que haya lo que haya, estará bueno.

Sólo abren para desayunos, comidas y meriendas, pero tienes la posibilidad de organizar una cena privada de 8-10 personas. Una opción estupenda si quieres celebrar un evento íntimo y especial, no os parece?

olivia-te-cuida

olivia-te-cuida

Y si queréis probarlo en familia, en la guía Foodiekids podréis encontrar vales por un menú de para niños gratis. Es una edición limitada así que no os quedéis sin la vuestra! “Olivia te cuida” fue uno de los restaurantes que reseñé para esta guía, y podéis leer mi crónica en Mammaproof aquí.

¡Hasta el sábado!

Lost & Found Market, el nuevo mercado vintage de Madrid

Desde hace ya unas semanas me “obligo” a salir de casa con la cámara en la mochila, sobretodo si vamos al centro a hacer algún plan chulo o visitar algún sitio nuevo por que sé que la única manera que tengo de mejorar mis fotos es practicando, practicando y practicando (o mejor, disparando, disparando, disparando 😉 )

Tengo pendiente apuntarme a un curso al que tengo echado el ojo, pero la última vez que hice algo parecido al final hacía la mitad de los ejercicios, y llegaba tarde y mal a las clases, así que aunque lleve algo más de peso del habitual (de ese “habitual” cuando tienes dos niñas y una de ellas aún lleva pañales, y la otra tiene hambre/sed cada 30 minutos), lo tomo como una oportunidad de aprender y con suerte, sacar alguna foto chula.

lost-and-found-market

lost-and-found-market

lost-and-found-market

lost-and-found-market

Y éstas son de este sábado cuando estuvimos en el Lost & Found Market, un mercado de artículos de segunda mano y vintage que se instaló en el Centro Cultural Conde Duque durante todo el fin de semana y en el que gente de todo tipo compraban, vendían e intercambiaban toda clase de objetos.

Lámparas setenteras, botellas de refresco antiguas, vestidos veraniegos, caballitos de madera, zapatos… todo tenía cabida entre las decenas de puestos que había en el patio central.

lost-and-found-market

lost-and-found-market

lost-and-found-market

lost-and-found-market

lost-and-found-market

Además, había varios camiones de comida o “foodtrucks” que están tan de moda ahora, como el de “Contigo baguette”, que era tan bonito que no pude resistirme a subir a Martina a uno de los taburetes y hacerle una foto, y también un DJ que pinchaba música muy “oldie” pero muy divertida y que dio más ambiente aún si cabía al mercado.

lost-and-found-market

lost-and-found-market

lost-and-found-market

lost-and-found-market

lost-and-found-market

lost-and-found-market

Sólo un pero. Hacía mucho, pero mucho calor, y apenas sombras, aunque sí varios bancos con toldos en los que poder tomar algo fresquito.

lost-and-found-market

Esperemos que lo repitan en otoño, seguro que volvemos y lo disfrutamos un poquito más 😉

Y vosotros, ¿qué habéis hecho el fin de semana?

Mi mejor regalo del día de la madre

Parque-Juan-carlos-I

Pues sí… me voy a poner un poco ñoña, pero pasar tiempo juntos, haciendo pequeñas cosas como irnos de picnic al parque más cercano, es para mí el mejor de los regalos.

Me acuerdo de que cuando era pequeña iba al mismo parque con mis padres y hermanos alguna noche de verano, la nevera portátil con bebida fresquita, bocatas, patatas fritas, un par de mantas para el suelo, y no necesitábamos mucho más para pasar un día especial, para crear un recuerdo.

Martina tuvo la idea, y se pasó días preguntando cuándo íbamos a comer en el parque como si fuera una gran aventura (¡cuánto tenemos que aprender de ellos!). Estaba ilusionadísima llevando su propia mini cesta con platitos con los que preparó comiditas “vegetales” según llegamos.

Parque-Juan-carlos-I

Parque-Juan-carlos-I

Parque-Juan-carlos-I

Parque-Juan-carlos-I

Parque-Juan-carlos-I

Anduvimos descalzos por el cesped, soplamos dientes de león, Julieta se comió alguna margarita, tomó teta, observamos las nubes… vida slow

Parque-Juan-carlos-I

Parque-Juan-carlos-I

Parque-Juan-carlos-I

Parque-Juan-carlos-I

Parque-Juan-carlos-I

Parque-Juan-carlos-I

También dimos un paseo por una zona con olivos y descubrimos que aún quedaba algún almendro en flor. Martina le contaba a Julieta que había que tener cuidado de no pisar los caminos de hormiguitas, por que estaban guardando comida para el invierno, y era algo muy importante, y las dos daban zancadas largas para no pisar ninguna. Me las hubiera comido, pero estaba ocupada inmortalizando el momento 😉

Parque-Juan-carlos-I

Parque-Juan-carlos-I

Parque-Juan-carlos-I

Parque-Juan-carlos-I

Parque-Juan-carlos-I

Martina y yo encontramos una ladera y nos tiramos rodando como dos locas y gritamos como si estuviéramos en el parque de atracciones. Pensándolo bien esa cuesta era mejor que muchas atracciones de feria, y descargamos un montón de adrenalina!

Parque-Juan-carlos-I

Parque-Juan-carlos-I

Parque-Juan-carlos-I

Intuyo que este mes va a haber por lo menos otro picnic por que además las chicas de InspirAcción nos han preparado algo muy especial que justo ayer nos llegó por correo… os lo enseño pronto!

Y como “deberes” me pongo el montar un álbum un día de estos con las fotos medio decentes que voy sacando, a ver si me aplico los consejos de Clara y me pongo al día que como dicen por ahí, las fotos no existen hasta que no están en papel, ¿no os parece?

Foodie Kids ¡Revolucionemos el menú infantil!

foodiekids

Seguro que os ha pasado. Salís a comer en familia, llegáis a un restaurante, echáis un ojo al menú infantil y ¿qué os encontráis? Pasta con tomate, croquetas congeladas, pechuga de pollo empanada, y fritos fritos y más fritos por que claro, “los niños no quieren comer otra cosa”. Pues no, los niños merecen tener a su disposición platos de calidad, con alimentos sanos, nutritivos, de temporada, para así educar su paladar y aprender a disfrutar del buen comer y Mammaproof se ha propuesto difundir esta magnífica idea y cambiar las opciones infantiles en los restaurantes.

foodiekids

La tercera guía Mammaproof va a estar repleta de estos restaurantes comprometidos con ofrecer una alternativa sana a los más pequeños, y para ello, varias blogueras entre las que tengo el placer de encontrarme, vamos a tener la agradable tarea de probar cada restaurante, y convertirnos así en embajadoras del movimiento #foodiekids y coautoras de la guía!

foodiekids

Martina ya ha tenido la oportunidad de probar el exquisito menú “foodie kids” que va a ofrecer uno de los restaurantes que aparecerán en la guía y no se privó ni de chuparse los dedos (ni yo! 😉 )

Si quieres unirte a la revolución puedes firmar el manifiesto aquí y proponer restaurantes de tu ciudad usando los hashtags #foodiekids y #RutaMmmp cuando publiques algo sobre ellos en tus redes sociales. Let’s Foodie Kids!

foodie kids