Urban Beach, Nómada Market y… una anécdota para recordar

nomada-market-urban-beach

A veces nuestros mejores planes por la ciudad son 100% improvisados porque, de todos modos ¿quien es capaz de planear algo por adelantado teniendo niños?. Así que la mayoría de los días nos despertamos sin prisa, desayunamos con calma, y si veo que tienen ganas de aventura, cargamos nuestra bolsa con todo lo imprescindible para pasar el día fuera y nos subimos al autobús.

Y ayer fue uno de esos días en los que a pesar del calor nos lanzamos a la calle y pasó de ser “domingo 19 de julio de 2015” a “el día que tuvimos que llamar a los bomberos”. Cómo lo leéis… pero punto por punto.

Nuestra primera parada fue en el centro cultural Conde Duque, cuyo patio lleva unas semanas convertido en “The Urban Beach Cinema” y además este fin de semana se celebraba una edición Pop-up del famoso mercado de diseñadores “Nómada Market” .

Según llegamos paseamos por los puestos y nos encontramos con Susana, de Perfect Days, una marca de ropa infantil que descubrí en Instagram, con diseños muy originales y 100% hecho en España.

nomada-market-urban-beachnomada-market-urban-beachnomada-market-urban-beach

Nos llevamos dos vestidos preciosos para Martina, y no pude mirar (ni fotografiar!) nada más, por que las chicas me llevaron derecha a “la playa” que habían montado en la entrada ¿quien puede resistirse a arena de verdad, de esa con la que los castillos salen perfectos? Además había taburetes y mesas con pinturas, tablas de surf, y una lona que simulaba una paradisíaca playa y que dio mucho juego para sacar fotos súper divertidas. Y por si fuera poco, ¡estaba a la sombra! no podíamos pedir mucho más.

nomada-market-urban-beachnomada-market-urban-beachnomada-market-urban-beach

nomada-market-urban-beachnomada-market-urban-beachnomada-market-urban-beach

nomada-market-urban-beachnomada-market-urban-beachnomada-market-urban-beach

Pasamos allí un buen rato haciéndonos fotos, jugando, llenándonos de arena, enterrándonos los pies en ella, y cuando el sol comenzó a ganar terreno nos fuimos a picar algo a “Crumb”, uno de nuestros restaurantes favoritos de la zona y que además está incluido en la guía foodiekids de Mammaproof. Tienen unos sandwiches de pan de masa madre riquísimos y el trato es de 10, así que somos clientes habituales.

Justo al lado, en la plaza de Cristino Martos hay una zona de columpios (a la sombra!) que también es visita obligada cuando estamos por el barrio, y no llevábamos ni 15 minutos cuando veo que Martina se ha quedado enganchada en uno de los columpios… Había metido la rodilla entre dos tablas de la estructura y no podía sacarla. Intenté tranquilizarla y hacer maniobras suaves para ver si salía pero con el calor se había hinchado un pelín y no se movía ni un milímetro… Sola con las dos y con una veintena de personas que me miraban sentados en una terraza pero sin tenderme una mano, fui directamente al móvil (gracias revolución tecnológica, gracias), y llamé al 112.

En menos de 3 minutos se juntaron bomberos, samur y un coche de policía, y en menos de 30 segundos la piernecita de Martina estaba liberada… pobre mía qué nerviosa estaba, aunque curiosamente cuando le dije que los bomberos venían de camino se emocionó un montón y estaba encantada con la idea de verlos.

Cuando se lo conté a mi chico no se creía que no hubiera hecho ninguna foto/vídeo/snapchat o similar y que no estuviera subido ya a todas las redes sociales posibles… y sí, reconozco que hubiera sido un recuerdo divertido que poder enseñarle a Martina cuando crezca, pero creo que esto no se le va a olvidar nunca, y en ese momento en lo único en lo que pensaba era en que ella estuviera bien, y en que el dispositivo que había liado no me llamaran madre exagerada…

Todo lo contrario. Bomberos, Samur y Policía nos tranquilizaron un montón, fueron súper divertidos con Martina, y se mostraron de lo más amable diciéndonos que pasaba más veces de lo que pensábamos y que para eso estaban. En fin, con mucha seguridad se va a quedar en ese cajón de los “¿Te acuerdas de cuando…?” y en una súper anécdota que contar a sus compañeros de cole.

Y vosotros, ¿qué habéis hecho este fin de semana? espero que haya sido menos accidentado que el mío!

10 imprescindibles para recorrer la ciudad con niños

No es ningún secreto que a la mínima nos escapamos a recorrer la ciudad en busca de aventuras. A mí siempre me ha encantado descubrir nuevos rincones, y las niñas han heredado mi espíritu “callejero”, así que salir con ellas es muy fácil.

También es verdad que no vivimos muy lejos del centro y tenemos bus y metro al lado de casa que en poco tiempo nos dejan en cualquiera de nuestros barrios favoritos de Madrid. Con el tiempo he ido cogiendo práctica a la hora de hacer “la bolsa” para pasar fuera de casa prácticamente todo el día y estar preparada para casi cualquier contratiempo y como es algo que me preguntáis mucho, hoy os cuento mis imprescindibles.

babymoov-bolso-maternal

El bolso que llevamos es el Essential bag de Babymoov. Un bolso grande, resistente, que cabe todo lo que necesitamos y que gracias a Babymoov hemos tenido la suerte de probar y jubilar el bolso diminuto y cero práctico que teníamos hasta hace nada.

Lo que más me gusta es la cantidad de compartimentos que tiene, por que me resulta muy fácil adjudicar algo concreto a cada bolsillo, memorizarlo y echar mano de ello sabiendo perfectamente donde está, en vez de revolver en un bolso enorme sin fondo.

babymoov-bolso-maternal

Como es tan espacioso, no necesito llevar nada en la cesta del Bugaboo Bee, lo que significa que puedo plegarlo prácticamente con una mano para bajar las escaleras del metro o entrar en el bus si es que ya va ocupado con otro carrito, y el bolso ponérmelo en bandolera o al hombro, por que tiene asas para ambas posturas.

El bolso además viene con varios accesorios, como una bolsa transparente perfecta para una pañales y toallitas, una termo, un cambiador, y un guardachupete que yo utilizo para llevar un mini botiquín con tiritas y la barra de arnidol.

babymoov-bolso-maternal

Pero además de lo básico como toallitas, pañales, cambio de muda y mini botiquín, llevamos un kit de supervivencia para que nuestras rutas por la ciudad se conviertan en verdaderas aventuras.

 

¿Algo que para vosotros resulte imprescindible cuando salís con los peques? me encantará saberlo!

***Este es un post patrocinado, lo que significa que he recibido el bolso “Essential bag” de Babymoov para probarlo y contaros mi opinión sobre él 🙂

¡Feliz inicio de semana!

Mercado de La Buena Vida, un plan eco para ir con niños

Este pasado fin de semana, el mercado de La Buena Vida ha celebrado su primer aniversario, y nosotras no queríamos perdérnoslo por nada.

DSC_0125

La Buena Vida, como ellos dicen, puede ser distintas cosas para diferentes personas, pero principalmente es un proyecto que persigue el poder disfrutar de la buena comida, de la familia, de los amigos, compartir, amar, aprovechar el momento. Eso es el “buen vivir”.

DSC_0139

DSC_0143

DSC_0144

Desde hace un año, el primer fin de semana de cada mes “La Buena Vida” viene ofreciendo productos ecológicos, artesanos y de proximidad, acercando a productores y consumidores, pero no es “sólo” un mercado. “La Buena Vida” es un punto de encuentro, es un lugar donde aprender a hacer pan artesano ó repostería de la abuela. Un espacio en el que  compartir conocimientos y debatir. Y lo más importante para nosotras, los niños SIEMPRE son bienvenidos, integrándolos en las actividades, diseñando espacios para ellos con cojines con los que construir fuertes y paredes en las que pintar libremente.

DSC_0160

DSC_0168

Entre sus planes de futuro se incluyen la gestión de compra-venta de cestas de productos ecológicos, y dar mucho más protagonismo a los más pequeños, con talleres pensados exclusivamente para ellos.

¡A nosotras ya nos han vuelto incondicionales de su filosofía!

“Clarita”, restaurante kid friendly en Triball

Ya sabemos todos que cuando tienes niños la manera de salir cambia. Las noches de copas se cambian por noches en vela, los cines en pareja por pelis de dibujos en casa, y salir a comer… bueno, salir a comer se convierte en salir a los sitios de siempre en los que sabes que va a haber trona, “menú infantil” y muuuuchos otros niños. La buena noticia, es que cada vez es más frecuente que los nuevos locales se ajusten a estas características y un ejemplo de ello es “Clarita”.

photo 2

Para nosotros, lo verdaderamente importante de un restaurante,  no es que tenga un cambiador en el baño, o cartas en las que se pueda colorear… lo importante de verdad es que te ayuden a colocar el carrito, te ofrezcan una mesa cómoda, y los camareros no te dirijan miradas fulminantes si se derrama un vaso de agua (que nos pasó… ups!) , ó se llena el suelo de miguitas… y ayer “Clarita”, no pudo hacernos sentir más cómodos.

photo 3

Cuando entras, ya sabes que estás en un sitio especial. Su suelo, los azulejos “subway” que recubren la barra, el perchero amarillo que te da la bienvenida, su decoración es muy simple, pero a la vez cálida. La parte del restaurante recuerda al salón comedor de una casa, sus mesas son diferentes, tienen bancos con cojines (súper cómodos para dar teta, por cierto!), flores, velas…

photo 1

Cuando vimos la carta no sabíamos qué elegir, todo tenía una pinta estupenda, y así fue. Los platos son abundantes, y estaba todo realmente bueno.

Una opción estupenda para comer algo después de disfrutar de cualquiera de las funciones infantiles del Teatro Lara