hoy leemos

cenas-adivina

Este domingo pasado tuve la oportunidad de celebrar un nuevo encuentro #hoyleemos, esta vez en el marco de Cenas Adivina, un proyecto totalmente maravilloso ideado y llevado a cabo por Silvia, quien alberga en su propia casa reuniones fantásticas con “expertos” en varios temas y que están dispuestos a compartir su saber con un pequeño grupo de gente. (Tenéis más info aquí)

Desde primera hora Silvia estuvo preparando un riquísimo brunch para todos mientras yo “redecoraba” su precioso salón con algo más de un centenar de títulos de mi colección. Una estantería llena, colocados sobre las mesas, y hasta en el suelo, en un momento los libros lo habían inundado todo y parecía que estuviéramos en una librería infantil.

cenas-adivina

cenas-adivina

cenas-adivina

cenas-adivina

cenas-adivina

A medida que fue llegando la gente nos fuimos presentando y contando por qué estábamos allí y qué nos inspiraba todo este mundo, y como era de esperar, cada una de las experiencias que escuché me enseñó mucho más de lo que yo tenía que ofrecer. Grandes lectores que querían transmitir ese amor por los libros a sus hijos, padres no lectores que temían no ser el mejor ejemplo, maestras de infantil que soñaban con ser ilustradoras (o mejor dicho, que ya lo eran!), y muchas caras conocidas en el mundo online a las que por fin pude poner voz y abrazar como Laura de Picapino, o las chicas de Primeros pasos Casiopea.

cenas-adivina

cenas-adivina

cenas-adivina

Al colocar los libros por todos los rincones del salón de Silvia intenté que siguieran una lógica, ya que la idea no era que sólo hablara sin parar si no que los asistentes tuvieran la oportunidad de ojear con calma aquellos títulos que les resultaran interesantes, así que tras las presentaciones hice una breve (y rápida!!) reseña de todos ellos y expliqué la temática como “libros divertidos”, “sobre la relación materno-filial”, “libros mudos”, “álbumes ilustrados para adultos”, “tesoros pop-up”, “libros cantados”, “libros de princesas desestereotipados”, “vintage” y así eran más fáciles de localizar.

cenas-adivina

cenas-adivina

cenas-adivina

Las horas fueron pasando y el bruch casi se convierte en cena! Cada uno aportaba su punto de vista, conté mi experiencia con las peques y también con el proyecto de mostrar un cuento al día en instagram/facebook, y hasta me animé a contar y cantar algún cuento.

cenas-adivina

cenas-adivina

Tuvimos la suerte además de contar con Mónica Moya que estuvo fotografiando cada detalle del encuentro, y a quien pertenecen todas las imágenes de este post. ¡Gracias Mónica!

Y gracias también a la editorial Combel, editorial El Patio, y las chicas de Heron and Bear que quisieron colaborar y tener un detalle con los asistentes para que todos se marcharan con un libro bajo el brazo. Sus caras de emoción al recibirlos fue verdaderamente como las de un niño!

En esta edición especial del encuentro las plazas se ocuparon en apenas unas horas, pero seguramente Silvia se deje convencer de nuevo para “invadir” su casa de libros infantiles y hablar de ellos durante horas, así que estad atentos a su Instagram si os apetece participar 🙂

Anuncios

Reto 365 Lecturas infantiles (SEMANA 1)

Primer post del año después de estos días de desconexión en los que aunque lo he intentado, no ha habido manera de acercarme al ordenador. Cuando no eran fiestas, eran meriendas fuera, cuando no los virus, y si no el puro placer de vaguear y no pensar en nada más que en descansar y disfrutar.

Pero con el nuevo año también llegan los nuevos retos, y el que me he propuesto este año, y que ya llevo compartiendo desde el día 1 en Instagram y Facebook, es el de mostraros una de nuestras lecturas infantiles al día durante todo el año 2015. 365 libros que leeré con las niñas, y de los que os contaré nuestras impresiones día a día, y en un post semanal que publicaré cada viernes.

Así que sí hoy toca el primero de esa serie de post, y estos son los cuentos que hemos leído esta semana.

lecturas infantiles

1. “No hace falta la voz” de OQO editora

Una precisa historia sobre el poder de los abrazos, y sobre como las palabras no son necesarias a la hora de demostrar el amor. Nos ha encantado, y aunque está descatalogado, nos hizo mucha ilusión encontrarlo en la biblio.

2. “Las tres princesas pálidas” de Kalandraka

Para mí, uno de los cuentos con más bellas ilustraciones de los que he visto. La delicadeza de los dibujos y los colores son una maravilla, y la historia parece hecha aposta para teatralizar el cuento. Estoy deseando comprar algunas telas de colores e ir a la clase de Martina a contar como las princesas cambian el color de su piel para convertirse en reinas.

3. “Mamá, ¿quién soy yo?” de Tramuntana

Este cuento nos lo regalaron cuando Martina era aún un poco pequeña, pero aún así sus dibujos, y el recorrido que hace por las diferentes profesiones, nos conquistó desde el principio. Cuenta la historia de Mimí, una niña inquieta y curiosa que se pregunta quien es, ¿una bailarina, una cocinera, una artista? aunque para su madre es algo mucho más importante…

4. “Nace Eugenia” de Ob Stare

Este es una de nuestras joyitas para hablar con naturalidad sobre el parto. Eugenia es una bebé a punto de nacer, y cuenta la historia de su nacimiento desde la tripita de su mamá. Las ilustraciones son muy infantiles y a los niños les suele gustar mucho. Muy recomendable si hay algún hermanito próximo a nacer, o para contestar a “¿Como nacen los niños?”

5. “Yo quiero mi gorro” de Mil Razones

Este fue un regalo por el cuarto cumpleaños de Martina, y aunque en principio puede parecer una historia muy sencilla en la que predominan las ilustraciones por encima del texto, la gracia precisamente está en que para que el cuento “dure” algo más, hay que exagerar mucho las frases, poniendo voz al pobre oso que ha perdido su preciado gorro. Cuanto más lo leemos, más nos gusta, hasta haberse convertido en uno de nuestros favoritos.

6. “Inés del revés” de Kokinos

Hacía tiempo que había escuchado hablar de este libro, y los Reyes nos lo trajeron a casa. Es un cuento para niños, sí, pero también para padres! por que todos tenemos una (o dos, o tres…) “Inés” en casa que de vez en cuando quiere hacer todo al revés. ¿Qué hacer en esas situaciones? pues tomárselo con mucho humor, como la mamá de Inés 😉

7. “Las princesas también se tiran pedos” de Algar editorial

Este cuento lo recomendé hace tiempo en la entrada más popular del blog, por que necesitaba mostrar a Martina que no sólo había princesas rosas purpurina delicadas como el cristal, si no que las princesas también podían ser guerreras, llevar botas de montaña y por supuesto… tirarse pedos!. Muy muy divertido.

El viernes 16 colgaré un nuevo resumen de las lecturas de la semana, pero si queréis ver nuestras lecturas día a día, podéis seguirlas a través de Instagram o en la fan page de Facebook.

¡Buenas lecturas a todos!

Libros para leer a los hermanos mayores (Segunda parte)

Hace unos días publicaba en el blog un post sobre lecturas para hermanos mayores que varias lectoras me habíais pedido que hiciera. Pero la lista de libros  que leímos en casa (y seguimos leyendo después de estos meses) cuando Julieta estaba a punto de nacer era bastante extensa, así que aquí va la segunda parte.

Como comentaba en la entrada anterior, queríamos que los libros que trataran el tema hermanos no se centraran en los celos, ni en lo “importante” que es ser el mayor, si no que hablase de las emociones, de que no pasaba nada por enfadarse, de que siempre la querríamos, de que las cosas iban a cambiar menos nuestro amor por ella.

Una de las cosas que más me costó fue hacerme a la idea de que en los primeros meses de Julieta inevitablemente me iba a dedicar más a ella y menos a Martina. Me dolía la idea de que se pudiera sentir “abandonada”, ó que al no hacer tantas cosas juntas nos distanciáramos un poco y ya no me pidiera tantos mimos… Supongo que las hormonas tampoco ayudaban en ese cacao de pensamientos y emociones que tenía, por eso estos tres libros preciosos sobre la relación mamá-hijo/a me gustaron tanto.

El primero es “Mamá”. No tiene mucho texto, pero cada página está llena de ilustraciones maravillosas con frases más maravillosas aún que definen todo lo que puede ser y hacer una madre… gestar, parir, alimentar a su bebé, enfadarse a veces por que es humana, y querer, querer muchísimo siempre

Mamá

Otro de los libros que leímos con mucho cariño aún ahora es “Un amor tan grande” de la editorial de Imaginarium. Los textos también son muy sencillos, pero para prelectores está genial por que las letras son mayúsculas y bastante grandes. El contenido es precioso, con frases tan bonitas como “mi mamá me quiere así de fuerte, con un amor así de grande, tan grande que no cabe en la boca de un cocodrilo”. Martina y yo nos reímos mucho con él por que a mí me encanta hacer el teatrillo cuando leemos, y este libro se presta a ello, pero también es muy muy emotivo y recalca una y otra vez el amor tan tan grande que tenemos las mamás hacia nuestros hijitos.

Un Amor Tan Grande

Y el último de esta serie ñoña del todo es mi favorito… Me lo regaló mi madre el día del primer cumpleaños de Martina, y lo recomiendo 100%, tanto para leer a vuestras hijas, como para regalar a mamás recientes, se llama “Algún día” , y va mostrando todas las etapas de crecimiento de una niña y su mamá, desde que es bebé hasta que se convierte también en madre. Quizá no sea un libro muy indicado para niños, por que puede haber cosas que no entiendan, pero las ilustraciones son tan tiernas, y ver como evolucionan madre e hija es tan bonito, que si no lo tenéis, pedid que os lo regalen.

Algún Día

Y hasta aquí la segunda parte,aunque creo que con mi adicción a la literatura infantil, habrá una tercera entrega pronto 😉

 

Libros para leer a los hermanos mayores (Primera parte)

El año pasado por estas fechas, embarazada de 5 meses de Julieta, me puse a recopilar libros que pusieran un poco en situación a Martina sobre lo que iba a pasar.

Encontré muchos títulos relacionados con la llegada de un hermanito/a, pero la gran mayoría se centraba en el tema celos, algo que en ese momento, no sabíamos si pasaría o no. También encontré muchos que resaltaba la importancia de ser “el mayor”, pero tampoco era lo que buscaba.

Martina siempre ha sido muy sensible a los cambios, cualquier pequeña alteración en la rutina le afectaba, y por eso intuía que aunque estaba muy feliz con la idea de tener una hermana, los cambios que se iban a vivir en casa con la llegada de Julieta no iban a ser fáciles para ella. Necesitaba que entendiera que aunque las cosas cambiaran, había algo que nunca iba a cambiar… lo mucho que siempre la querríamos.

Empezamos a leer “Espero un hermanito”, un cuento muy visual en el que página a página, “la tripita de la mamá de María” va creciendo, y cuando se desdobla la hoja podemos ver también como el bebé crece y cambia de posición. Nos gustó mucho como “María” va evolucionando en sus emociones y aunque al principio no le gusta mucho la idea, finalmente tiene muchas ganas de ver a su hermano. El bebé está preparado para nacer, y ella también lo está para recibirle.

Espero un hermanito

Como teníamos pensado que Julieta naciera en casa y que si a Martina le apetecía pudiera presenciar su nacimiento, removí cielo y tierra para encontrar el único libro infantil que cuenta un parto en casa, “Hola Bebé”. Lo estuve buscando por un montón de librerías, incluso fuera de España, pero parecía imposible de conseguir. Finalmente lo encontré en una librería de La Rioja, cuyo propietario no entendía mis gritos de alegría al otro lado del teléfono cuando me dijo que le quedaba un ejemplar.

El libro cuenta la historia de una familia que se prepara para recibir a un bebé en casa. La mamá comienza con el trabajo de parto, los hijos preparan cojines y mantas, llaman a la comadrona para que les atienda, y todos presencian como nace el pequeño, que automaticamente es colocado en el pecho de su madre. Tras tomar la cena, encienden la chimenea del salón, y duermen todos juntos.

Hola Bebé

Creo que fue el libro que más veces leímos, por que a Martina le apasionaba la historia, las ilustraciones, y la felicidad que desprendía esa familia. Por mi parte, confieso que leer esa preciosidad de relato, hacía que me relajara y visualizara el momento del parto como algo normal, tranquilo y feliz, tal y como lo describe el libro. Es una pena que no lo reediten.

Y para terminar esta primera parte sobre libros que a nos encantaron leer en esa etapa “pre-bebé”, uno de mis favoritos por su ternura, sus ilustraciones, y lo bien que aborda el miedo de los niños a que “les dejemos de querer”… es “Siempre te querré, pequeñín”, y cuenta la historia de un zorrito que está un poco enfadado, y pregunta una y otra vez a su madre si le querría y cuidaría en cualquier circunstancia. No puedo evitar emocionarme una y otra vez cuando lo leo, por como transmite el miedo el pequeño a no ser querido, y el amor incondicional de una madre hacia su hijo.

Si además os gusta contar los cuentos con muñecos, he encontrado estos dos zorritos de peluche que cuadran perfectamente con la historia.

Siempre te querré pequeñín

Éste último ha sido muy especial para Martina y para mí, por que recalca una y otra vez la misma frase “pase lo que pase, siempre te querré mi pequeñín”. Aunque venga otro bebé, aunque a veces tenga rabietas, aunque no quiera terminarse la cena, aunque necesite llamar nuestra atención a cada segundo. Por que es su manera de decirnos que nos necesita, que nos quiere, que tiene miedo de perdernos… Pase lo que pase, siempre la querremos.

Espero que os haya gustado, la semana que viene espero poder escribir la segunda parte. 🙂

Leer desde niños

Una de las cosas que más recuerdo de mi infancia son la cantidad de cuentos que tenía, pero también, la inmensa librería “de mayores” que había en el salón.

Dicen que los niños se hacen lectores en el regazo de sus padres, y todos coincidimos en el momento tan especial que supone para unos y otros el “momento cuento” de antes de dormir.

Pero en cuanto descubrimos la lectura por nosotros mismos, tenemos acceso a mundos maravillosos a los que ir con solo pasar páginas, y si además tienes un sitio especial para poder disfrutar de tu libro, la experiencia es del todo mágica.

Curioseando por Pinterest, he podido encontrar varios rincones de lectura para peques, o “reading nooks” que me han encantado, y que son una inspiración preciosa para algún día poder crear algo parecido en la habitación de las niñas.

Aquí os dejo una pequeña selección de los espacios que más me han gustado.

Rincón de lectura

Fuente: Pinterest

Rincón de Lectura

Fuente: Pinterest

A veces tan sólo es necesario una sillita y una alfombra con los libros a su altura para crear un espacio acogedor. Ó grandes cojines con una colcha  por si se quieren tapar mientras leen.

Fuente: Pinterest

Fuente: Pinterest

Fuente: Pinterest

Unos pufs cerca de las estanterías, un dosel, ó un tipi también pueden ser una buena solución, cómo en estas fotos.

Fuente: Pinterest

Fuente: Pinterest

Fuente: Pinterest

Fuente: Pinterest

Fuente: Pinterest

Fuente: Pinterest

¿Y este rincón al aire libre? Sin duda mi favorito… lástima de jardín!

Fuente: Pinterest

Fuente: Pinterest

¡Qué paséis un maravilloso Día del Libro!