5 marcas de ropa sostenible para niños

Cada vez son más frecuentes las noticias sobre grandes cadenas de ropa que no cumplen las normas de seguridad en sus países de fabricación, utilizan mano de obra infantil, o sus condiciones de trabajo rozan la esclavitud, como muestra este vídeo:

Soy la primera que entono el “mea culpa” y reconozco que me es casi imposible no comprar nada en estas cadenas, sobretodo ropa “de batalla” para el cole o el parque, que sé que va a acabar hecha trizas y necesito que sea lo más económica posible… pero también quiero empezar a cambiar estos malos hábitos y hacer mis compras a pequeñas marcas que basan sus negocios en la sostenibilidad.

Así que aquí os traigo 5 marcas de  ropa para peques diseñada y fabricada en España por madres que han convertido su  creatividad y pasión por la costura en un negocio con el que poder emprender y compatibilizar la crianza de sus hijos. No se me ocurren mejores negocios a los que apoyar con mis compras, ¿no os parece?

Otto and Tula, detrás de la cual está Lorena Losada, bilbaina viviendo en Sevilla, apasionada del diseño de moda y mamá de June, su fuente de inspiración. Su colección es pequeña pero muy especial, y cada prenda transmite a la perfección el “slow-fashion”.

“Cuando elijo los materiales primero pienso en los niños, en su
comodidad, en que se sientan libres y les guste lo que llevan puesto.
Intento ofrecer un producto de calidad hecho con tejidos de fibras
naturales, algodón, lino, pura lana…”
otto-and-tula

Lanolino Kids es el sueño de Clara por coserle vestidos no a su hija, si no a su nieta Lucía, para quien comenzó a diseñar vestidos sencillos, cómodos, pero sobre todo con materiales de calidad. No es casualidad el nombre de su marca que proviene de “lana y lino”, dos materiales nobles y agradables que han estado presentes en todo este camino.

“La esencia del diseño de lanolino surge de la mezcla de lo nuevo y moderno con lo tradicional, la sencillez y comodidad de sus líneas y el especial cuidado en la elección de sus telas.”

lanolino-ropa-ninos

Cosicas de nuestra vida. María y Lola son dos amigas que comenzaron en 2013 tejiendo preciosos conjuntos de gorros y cuellos de lana que son su seña de identidad, pero se han lanzado al diseño de ropa, y el resultado es sencillo, fresco y muy alegre aunque al mismo tiempo lleno de detalles.

“Nos gustan las prendas sencillas y creo que nuestro éxito reside ahí. Son prendas que no encuentras en Zara pero tampoco son pomposas ni rimbombantes!”

cosicas-ropa-ninos

Tirabeque es la marca de tres hermanas que han querido recuperar una prenda tan infantil como el peto para que se convierta en su sello de identidad, bien sea para llevar en el campo, o a una fiesta. Apuestan por telas con estampados divertidos y diseños cómodos que permitan disfrutar del juego.

“Nuestra marca sigue defendiendo el mercado sostenible con telas 100% algodón y lino, y cuidando mucho la cadena de producción, que se realiza en unos talleres que trabajan por la inserción laboral de mujeres de barrios desfavorecidos de Sevilla, lo que multiplica la satisfacción de nuestro trabajo”

tirabeque-ropa-ninos

Detrás de La Señorita está Maca, mamá de Guille, que comenzó (y continua!) con una línea de complementos personalizados al detalle, pero que además desde hace un tiempo se ha lanzado al diseño de ropa para niños. Sus petos, vestidos y culottes se confeccionan bajo pedido y en cualquiera de sus telas disponibles, creando así modelos totalmente únicos.

“Nuestros diseños están inspirados en la ropa de nuestra infancia. Ponemos especial atención a las telas y nos gusta que cada pedido sea personalizado y al detalle”

lasenorita-ropa-ninos

Como en todo, merece la pena invertir en piezas que sabes que tienen una historia bonita detrás, y que cuando usas sientes ese cariño con el que están fabricadas. Este año me propongo conseguir un armario con menos ropa pero con prendas especiales, y que las niñas aprendan el valor del “slow fashion”, ¿os apuntáis?

Anuncios

12 comentarios en “5 marcas de ropa sostenible para niños

  1. Y la grandes marcas que dicen que NO fabrican en dichos países, MIENTEN, cuando viajé a Bangladesh vi las mayores fábricas, mucho más que en India, de hecho se las comprábamos a ellos, porque de esa manera al menos tendrían dinero. Yo me he hecho compradora de este tipo de marcas, pero bien es cierto que el bolsillo no puede permitirse que toda la ropa sea así, y como bien dices para el cole, que en mi caso vueven casi todo roto (pantalones), pues imposible, pero desde luego cuando veo estas prendas colgadas en sus armarios y luego puestas sientes otra cosa por dentro.

  2. Yo también, adopto el mea culpa, por comprar en tiendas que ya sabemos la fama que tienen, pero debemos informarnos mucho también. No todo es blanco o negro.
    Hay marcas que después del desastre de la india, han tenido que firmar acuerdos para mejorar las condiciones laborales y aumentar los salarios de sus empleados, mas no aceptar menores de edad en fábricas y desde ONG’s mundiales, pedían por favor el no boicot a estas empresas (creo que estaba Benetton, HM y alguna otra, no hablaron de inditex) porque finalmente lo que se conseguía era que esta gente se quedara sin trabajo y que el país se “hundiera” mas a nivel económico. (Tengo que buscar las fuentes, porque no eran noticias del tipo amarillista, ni periódicos de moda, eran directas de ONG internacionales a favor del trabajo legal y respetuoso).
    Por otro lado, si, hay que apoyar el comercio local y las madres, padres, abuelas y demás emprendedores que hacen tales delicadezas, pero son bastante poco asumibles para algunas familias a nivel económico.
    Aun sabiendo que necesitamos mucha menos cantidad de ropa (los adultos casi nada mas de lo que solemos tener) y los peques porque crecen…admito que me encantaría gastarme 50€ en un conjuntito de lino para mi hija o mi hijo, pero con ese dinero pueden tener casi una semana de ropa alguno de ellos y que como no la hacen trizas, le valen para el hermano menor (que el pobre va a reciclar de unas cuantas manos anteriores).
    Adoro que hayan marcas para elegir y que hayan manos delicadas que se encarguen de darnos opciones, el problema son los precios y nuestras economías personales 😉
    Gracias por el post Bea! La ropa es preciosa 😀

    • Si, totalmente… el mundo está de tal manera ahora mismo que revertir este sistema es practicamente misión imposible, pero podemos aportar nuestro granito de arena para que sea un poquito más justo, no te parece?
      Un besote enorme!

  3. Pues al hilo del comentario de Helen Sánchez, que desde luego da qué pensar, porque como dice no todo es blanco o negro, la medida podría ser compaginar ambas opciones. Eso sería lo ideal. Claro que es más cara que la de las grandes cadenas, es lógico, pero oye, para ocasiones puntuales y/o para tener un par de conjuntitos monos en el armario es ideal. Siempre y cuando el bolsillo lo permita, claro.
    Gracias por el post, voy a echar un vistazo a las marcas que no conocía 🙂

  4. Una ropa preciosa y seguro que hecha con el mayor de los cariños. Está claro que nuestra economía se resiente y es más fácil ir a un centro comercial (y más económico). Pero no está de mas saber que existen estas tiendas y que si tienes posibilidades en algún momento, seguro que no te arrepientes de elegirlas. Me guardo las tiendas. ¡Muchas gracias!

    • gracias a tí, Arantxa! a todas nos gustaría poder invertir en ropa de calidad y de precio justo de manera habitual, pero también está bien dar nuestro apoyo a pequeñas marcas de manera ocasional… apostemos por ello! 😉 un besote grande!

  5. Un post muy interesante y que nos da que pensar, pero desde luego tal y como están las cosas la mayoría de familias no pueden permitirse el lujo de gastarse 60 euros en un jersey, que además el niñ@ podrá usar una temporada o con suerte dos. Y no dudo que detrás de estas prendas hay mucho trabajo y cariño. Por otro lado, si una camiseta cuesta 5 euros, o el material es de mala calidad o la confección muy barata, o ambas. Esta diferencia entre el coste de venta y el de origen ocurre con muchos otros artículos, no sólo con la ropa aunque no siempre seamos conscientes de ello ni tengamos otras opciones para elegir,como ya han comentado no todo es blanco o negro. No olvidemos que mucha gente en este país trabaja en las tiendas de esas grandes cadenas. Ojalá algún día el comercio sea más justo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s