Superpoderes

Ni volar, ni volverme invisible, ni tener una fuerza sobrehumana; el más grande y valioso de los superpoderes, me los han dado los partos de mis hijas.

El primero, el de Martina, por que “ví la luz”. La situación que se me presentaba en cuanto atención al embarazo y parto no me gustaba, y me enfrenté a ella. Me informé, me cambié de hospital, y luché por un parto y un nacimiento en el que se respetasen nuestras necesidades, las de las dos. A día de hoy, aunque recuerdo ese momento con mucho amor, no puedo evitar pensar en que el embarazo y el parto son momentos de disfrute, de placer, en los que deberías poder confiar en que el profesional que te está atendiendo lo está haciendo según la evidencia científica, y no según creencias desfasadas que de tanto repetirse en los paritorios, se han convertido en prácticamente inamovibles. Momentos en los que  que deberías relajarte y concentrarte en la llegada al mundo de tu hijo, no en si te ponen oxitocina sin informarte de sus consecuencias, ó en si pasan 20 personas a ver tu parto invadiendo tu intimidad.

En mi segundo embarazo todo fue distinto. La experiencia es un grado, como dicen por ahí, y ahora sabía qué quería, qué no quería, y que para mí, la mejor opción, era parir en casa. Después de haber tenido un primer parto sin medicación ni complicaciones, sabía que era capaz de tener un parto normal, con la asistencia de una matrona. Tuve un parto rápido y lleno de cariño, en el que Martina fue mi mejor acompañante. Aún recuerdo su carita de emoción, y sus palabras de ánimo “¿Cómo que no puedes mami?, ¡claro que puedes!”.

Los dos fueron partos totalmente diferentes, pero igualmente felices. Los dos tuvieron como resultado una niña preciosa, morenita y regordeta colocada en mi pecho desde el minuto cero. Y con los dos me sentí superwoman, así, con capa y todo. Por que nunca había hecho nada tan grande en mi vida, por que todo lo que intuía en mi interior sobre el parto y el nacimiento, era verdad.

Superpoderes

En estos días y hasta el 25 de mayo, se celebra en todo el mundo la 11ª Semana Mundial del Parto y Nacimiento Respetado cuyo lema este año es “Birth is Empowering” que en castellano se ha traducido como “Parir es Poder”. Para celebrarla, el documental Néixer se proyectará en varios puntos de España.

Que esta semana se celebre, también significa que es necesario abrir los ojos y pararnos a pensar qué está pasando. Por qué se sigue poniendo a las mujeres en potros imposibles para parir en contra de la ley de la gravedad, por qué se siguen realizando prácticas dañinas como la maniobra de Kristeller, ó las episiotomías rutinarias. Por qué se programan partos, ó directamente cesáreas. Por qué se sigue tratando el parto como algo peligroso…

Espero nunca tener que decirle a mis hijas eso de “cuando te pongan a tú bebé en brazos, se te olvidará todo”, por que el parto no debería ser algo traumático por lo que pasar para olvidar cuanto antes mejor, si no una experiencia que nos llene de poder y energía y que podamos contar con una gran sonrisa en nuestros labios.

Por un parto y nacimientos respetados en todos los rincones del mundo.

Anuncios

12 comentarios en “Superpoderes

  1. Qué bonito!! Se me han puesto los pelos de punta quizás porque mis dos embarazos acabaron en cesáreas aunque, dentro de lo malo, sí tuve a mis niños pegaditos a mí desde el primer momento y pude colocarlos al pecho inmediatamente…¡Enhorabuena por tus superpoderes!

  2. Que bella experiencia tantas gracias por compartirla. Me emociono y conmuevo!
    Que alegría vivir el parto así, asi debería ser siempre.
    Que ganas de haber sentido ese poder. Durante mis dos embarazos siempre me senti poderosa. En el parto de Vikingo para mi, que llegaba toda llena de ilusion y alegria, todo fue como una mala película de drama y terror. Y lo que senti fue un gran dolor en el corazón. Como tu dices la experiencia es un grado y lo asumi. Con Pequeño Sumo me informe, me movilice y actúe. Durante 25 horas me senti enormemente poderosa, hasta que todo cambió de rumbo y mi poder desaparecio y nuevamente otros hicieron el trabajo. El parto es una deuda conmigo como mujer mamífera. Aún cuando tengo sobre mis hombros un lapidario “imposible el siguiente parto natural, debe ser cesárea” yo no perdere las esperanzas de que mi cuerpo, mi alma y mi razón encuentren sus raíces y pueda yo traer al mundo a nuestro futuro Hij@.
    Un gran beso

  3. Como dices…la experiencia es un grado. Hay muchas cosas de las que no sali contenta de mi primer parto. A pesar de que fue un parto muy bueno, la atención de la matrona fue muy mala y se llevaron a mi pequeña casi dos horas “para que entrara en calor con mantas electricas”!!!!! Que tonteria es esa??? Que mejor que el calor de una madre. Yo estaba desorientada y no sabia que pasaba. Me enteré de todo después..
    Para el siguiente parto ya tengo claro como quiero que pasen las cosas y mi marido ya esta concienciado de todo lo que tiene que hacer y pedir mientras yo no pueda hacerlo!

  4. Pingback: Parir es Poder | Mamá Arcoiris en Arabia Saudita

  5. Qué razón tienes! Me ha gustado mucho el post y me decido a comentarte por primera vez.
    Comparto totalmente lo de los Superpoderes, porque esta situación junto con el amamantamiento, me hacen sentir capaz de todo, una heroína, una madre al fin y al cabo. ( Advierto que estoy con las hormonas a tope).
    El parto de Paula, mi hija mayor de 18 meses, tuvo que ser inducido, 42 semanas y sin un triste síntoma de comenzar a ponerme de parto, así que barra libre de oxitocina y horas y horas de parto. Se me quedó esa espinita. Con Aitana, mi hija pequeña que tiene 1 mes, fue totalmente distinto. Me puse de parto de manera natural, como quería y tuve un parto muy rápido, de hecho mi hija nació en las urgencias del hospital, no nos dio tiempo a subir al paritorio. Por supuesto, nada de epidural. Las sensaciones que tuve en este segundo parto, el sentirlo absolutamente todo, han sido la mejor experiencia de mi vida. Realmente me he sentido con Superpoderes. Haberme sentido así me hace pensar en un futuro parto en casa, ya que la asistencia que precisé en el hospital puedo tenerla en casa con una maatrona perfectamente.
    Y me ha encantado el comentario de Martina, no se puede ser más dulce!!

  6. Qué bonito, yo nunca he sentido más fuerza, y me he sentido más mamífera que pariendo….es un subidón increible, la sensación de acabar conociendo a esa personita que tanto has cuidado, que quieres cuidar…dar el pecho…yo tengo tan grabado los dos partos…

  7. Cierto, ojalá esa frase pase a la historia y nadie la repita más.
    Yo también tuve a mi pequeña conmigo desde el minuto 1 y no puedo pensar en nada más maravilloso, un recuerdo único.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s